La curiosa Necesidad Cultural.

Estudiando en clase, tocábamos el tema de las necesidades culturales. Una de las varias necesidades que se estudian en las humanidades y psicología y filosofía y esas cosas. Pero la necesidad cultural, es un poco complicada de entender, ya que uno la encuentra enredada entre otras necesidades. Sé que cambié a hablar de plural a singular; de “necesidades” a “necesidad cultural”, pero es parte de esta disertación.

Introduciendo un poco sobre las necesidades humanas, nos encontramos con varias teorías y formas de acercarse a ello. Pero todos coinciden en una: Las necesidades primarias o básicas o biológicas. Éstas son el comer, dormir, beber y esas cosas. Pero luego están las secundarias. Que son la aceptación, la protección, de afecto… y las culturales. A veces la cultural se confundible con la de pertenencia, y es que van de la mano (o una inicia de la otra).

No entraremos con la pirámide de Maslow, pero la necesidad de pertenencia, es sentir que perteneces a un grupo y eres parte de “algo”. Suele pasar mucho en la adolescencia cuando uno siente que no pertenece a su familia y esas cosas. Pero esta necesidad se puede extender aún mucho más allá. Como un adulto que pertenece a un club en el que solo gente con alto nivel económico entraría. ¿Que eso es superficial? Puede ser, pero es sentir que pertenecemos a algo. Aunque no nos vayamos tan lejos; hay gente casada con alguna marca, tal es el caso de Apple, donde muchas personas se sienten parte de un grupo Elite, solo por comprar un producto. El caso es que ahí no venden solo un producto, venden una experiencia (pero ese largo y bello tema, será para otra ocasión).

El punto es que tenemos algo bien llamado patria y eso que le llaman patriotismo.
Las necesidades culturales es (comúnmente), la necesidad de tener la casa cerca. Y esta es una necesidad secundaria. Una necesidad que si no se cumple, podríamos seguir viviendo. 

En palabras más complicadas: la necesidad cultural, parte de la necesidad de pertenencia y realización, y se sobrepone condicionando a las necesidades primarias, para mantener las necesidades de comodidad y seguridad.
En palabras simples: una necedad para no sentirse vulnerables, expuestos.

Pero vamos a explicarlo.

Esta necesidad cultural parte de la pertenencia, porque buscamos la cultura (normalmente)  de la cual nacimos, la cultura a la que “pertenecemos”. Y esto podría notarse más al ser extranjeros, porque buscamos sentir las cosas como en “nuestro hogar”.

Después, esta “necesidad”, se sobrepone condicionando a las necesidades primarias. ¿Cómo es eso? Recordemos una necesidad primaria, la más mencionada, y ésta es comer…  alimentarnos, ya que sin ello, moriríamos. Y entonces ¿esta necesidad se sobrepone a comer? ¡Claro que sí! La comida es una de las mayores manifestaciones culturales en todo el mundo. En cada país, se come diferente. Desde usar cubiertos, usar solo las manos hasta usar palillos. Y no solo eso, si no los ingredientes y la forma de prepararlos.
Puedo hablar fácilmente de… donde vivo. En México, es muy común el chile (el picante) y el maíz. Todo tiene que picar y (casi) todo lo comemos con tortilla o algún producto del maíz. Así que ¿si tengo que alimentarme, prefiero una comida típica de mi pueblo, a una comida extranjera? No necesariamente, pero es común que a todo le pongamos picante o lo queramos hacer taco. En otros países es el queso, o todo muy dulce o muchas otras cosas.

¿Y por qué digo que es para mantener las necesidades de comodidad y seguridad? Porque tenemos miedo a las cosas que no son como estamos acostumbrados. Juntemos a 5 personas de diferentes países y demos le de comer el mismo platillo a cada uno con la opción de poder cambiar/agregar una cosa más. Alguno lo pediría picante, otro pediría salsa BBQ, otro puede que lo deje así; pero lo coma con las manos. No nos haría nada si no está “eso” que queremos, pero aun así lo queremos. Llamemos le miedo o costumbre, pero no es más que querer sentirnos cómodos y seguros.

Pero no olvidemos algo, que también dije: …parte de la necesidad de pertenencia y “realización”. Y es que a veces, esta necesidad cultural, es que no queremos la cultura en la que estamos. Queremos pertenecer a otra cultura. Una que se inclina para saludar, una cultura llena de gente amable, una cultura intelectual, una cultura de fiesta… Una cultura que no es la nuestra. Y así buscamos sufrir ese “choque” cultural, que ne este caso, sería disfrutar de este encuentro cultural, y se vuelve una meta para la persona pertenecer a esa cultura. A veces es solo una etapa en la adolescencia… otras veces, sucede algo inexplicable que nos hace abandonar la patria, como en el caso Hemingway (un tema para otra ocasión que disfrutaré mucho).

La necesidad cultural se resume a eso, a una sola cosa; a recordar el hogar para no sentirnos solos, para no tener miedo.
Tal vez esto nos ayude a entendernos un poco y a ver las cosas un poco más profundo. Porque cada costumbre y tradición que van formando una cultura, partieron de algo, como son los factores geográficos, como vivir cerca del mar, o donde hay poca agua.

 

¿Y este tema que aplicación tiene? En realidad, muchísimas aplicaciones y para muchas áreas. Pero me gustaría que me dijeran que aplicaciones les encuentran ustedes en su área. Y también cómo se manifiesta la necesidad cultural en sus vidas. Espero hayan disfrutado de este tema (que a mí me causa conflictos personales). 

 

Cultura larga  y prospera en sus vidas.